The Boring Phone, ¿publicidad, provocación, nostalgia?

0
15

La decisión de llamar a un teléfono The Boring Phone, es decir, el teléfono aburrido, no coincide con las estrategias de marca y comunicación a las que estamos acostumbrados. Quizá el referente más parecido, aunque con bastantes diferencias, lo encontremos en Nothing, que como sabes denomina todos sus dispositivos con esta palabra, es decir, Nada. Teléfono Nada es, sin duda, un planteamiento un tanto provocador, pero al menos no lo califica como aburrido.

Pero, ¿qué es exactamente The Boring Phone? Como seguramente ya habrás imaginado, es un dispositivo que forma parte de una campaña de publicidad de Heineken pero, a diferencia de otras acciones de este tipo en las que se alude a un supuesto dispositivo que en realidad no existe, en esta ocasión sí que estamos hablando de un teléfono del que se han producido unos cuantos miles de unidades, 5.000 para ser más exactos, y que a la vista de lo que ofrece, parece ser un muy buen ejemplo de un nombre descriptivo.

Producido por HMD, la tecnológica finlandesa ha reciclado el diseño de su Nokia 2660 Flip, uno de los teléfonos con los que HMD trae al presente el espíritu de los dispositivos de Nokia de finales de los 90 y el primer lustro de los 2000. En este caso, en concreto, hablamos de un terminal que recupera el diseño de tipo concha, un formato que ha vuelto a cobrar cierta popularidad gracias a los plegables de tipo Flip, como los Galaxy Z Flip y los Motorola Razr.

The Boring Phone, ¿publicidad, provocación, nostalgia?

Así, The Boring Phone se jacta de no ser un smartphone, un tipo de dispositivo que afirman que es demasiado interesante y que, por lo tanto, van en detrimento de nuestra vida social. Un discurso que ya hemos escuchado en un millón de ocasiones, y que contrapone los avances en el campo de la electrónica de consumo con  el modelo de socialización que, según se suele afirmar, deriva del mismo. Un mensaje que, por supuesto, lleva implícita una gran carga de nostalgia, cuando todo era mejor porque éramos más jóvenes.

Podemos dar un repaso rápido a las especificaciones técnicas de este The Boring Phone partiendo de las del Nokia 26660 Flip, pero creo que basta con decir que su pantalla (no táctil, claro, pues el teléfono tiene un teclado «de los de toda la vida») es de 2,8 pulgadas, con una resolución de 320 x 240 puntos, o que tiene 128 megabytes de memoria RAM, para que te imagines de qué tipo de dispositivo hablamos. No cuentes con poder emplear tus apps favoritas pero, como compensación, tiene uno de los inventos más adictivos de la historia de la humanidad: el juego de la serpiente, Snake.

¿Qué te parece a ti esta acción por parte de Heineken con The Boring Phone? ¿Te gustaría poder hacerte con alguna de las 5.000 unidades limitadas o, por el contrario, prefieres lo que nos ofrecen los smartphones actuales.

 

Más información

La entrada The Boring Phone, ¿publicidad, provocación, nostalgia? se publicó primero en MuyComputer.