Inteligencia artificial y suplantación de celebridades

0
23

La inteligencia artificial se ha convertido en la rama de la informática más candente en los últimos tiempos. Desde hace dos o tres años, pero especialmente a lo largo de este 2023, rara es la semana que no sabemos sobre un nuevo uso práctico de la misma, una evolución de las herramientas previamente existentes. Y, salvo sorpresas, podemos esperar que este ritmo se mantenga a corto, y también probablemente a medio plazo, pues vivimos tiempos en los que parece que nadie quiere quedarse fuera de la tecnología de moda.

En su gran mayoría, las novedades que se están presentado son interesantes, útiles o, cómo mínimo, divertidas, y es que los campos de aplicación no paran de crecer. Desde su uso en los juegos, con tecnologías tan asentadas con DLSS de NVIDIA o, hablando de la misma tecnológica, sus planes para dotar de mucha más vida a los NPC con NVIDIA ACE, hasta herramientas de uso diario como las de Google, IAs generativas como DALL-E 3 y GPT-4, ecosistemas como Microsoft Copilot… la lista es interminable.

Desgraciadamente, sin embargo, también hemos empezado a tener noticia sobre usos de la inteligencia artificial que son, como mínimo, cuestionables, y que en determinados casos resultan sencillamente despreciables. Y, claro, entre ellos hay bastantes que, aún pudiendo ajustarse a la legalidad vigentes, son bastante cuestionables en el ámbito de la ética. En estos últimos días hemos tenido conocimiento de dos casos, muy recientes, que sin duda representan lo que no se debería hacer con la inteligencia artificial.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Tom Hanks (@tomhanks)

Por una parte mismo el actor Tom Hanks publicaba, en su cuenta de Instagram, un vídeo en el que alertaba sobre una suplantación de su identidad en una campaña promocional de seguros de salud dental. Obviamente, no daba datos concretos sobre dicha acción, podemos entender que con el fin de no darle aún más publicidad, pero sí que se expresa férreamente en contra de que su imagen pueda ser utilizada, de este modo, sin su autorización para ello.

Por otra parte, hoy mismo podemos leer en Business Insider la reacción de Zelda Williams, hija de Robin Williams, al haber escuchado impostaciones de la voz de su padre creadas con inteligencia artificial. Obviamente, dichas creaciones no fueron autorizadas por la familia, y Zelda afirma que escucharlas le resultó una experiencia perturbadora. Y no es para menos, pues seguramente todos nos sentiríamos del mismo modo de encontrarnos con la impostación de la voz de un ser querido que ya no está aquí, reproduciendo cualquier tipo de texto.

Tanto la Unión Europea como Estados Unidos, y otras muchas regiones, están trabajando en el marco regulatorio para que los avances de la inteligencia artificial no den pie al mal uso del gigantesco potencial de esta tecnología. Y, sin duda, este es un aspecto que deben tener muy, muy en cuenta.

La entrada Inteligencia artificial y suplantación de celebridades se publicó primero en MuyComputer.