Impresionantes registros de fallas eléctricas mantiene nuevo Hospital de Curicó

0
17

El pasado fin de semana y aprovechando que no había mayor circulación de pacientes por los pasillos del recinto, personal técnico continuó desarrollando pruebas que tienen que ver con la sobrecarga eléctrica y climatización del nuevo edificio del Hospital Provincial de Curicó.

De esta manera el Ministerio de Obras Públicas (MOP) está dando cumplimiento a las más de 15 mil observaciones que realizó la Contraloría, antes de la recepción total de la gigante construcción y por lo cual se ha realizado un traslado parcial de los servicios al nuevo edificio.

Con las mediciones eléctricas del fin de semana quedó en evidencia el daño generado en el sistema de climatización del segundo nivel de la infraestructura pública, ya que un líquido refrigerante de color café claro, escurrió por algunos pasillos, estando muy cerca de los elevadores.

Por este y otros tantos motivos, el nuevo Hospital Provincial de Curicó no cuenta con autorización sanitaria para poder entregar las debidas atenciones a la comunidad, reclamó la dirigente regional de la Fenats, Karina Valenzuela.

Al mismo tiempo, Valenzuela sostuvo que como gremio se oponen al traslado definitivo al nuevo hospital hasta el próximo año, “esta es una de las cosas por las que nosotros nos opusimos al cambio definitivo, por tanto, las hospitalizaciones por ningún motivo pueden ser trasladadas hasta el próximo año. No podemos llevar a un paciente a la UCI intubado y con respirador para que después se caiga la energía y se muere el paciente. No podemos poner en riesgo a las personas, y mientras eso no este subsanado, no se va a trasladar ningún área clínica de atención cerrada”, sentenció.

La dirección del recinto y el Servicio de Salud del Maule dijeron que en esta etapa de reparaciones no emitirán ningún comunicado, ya que mientras se desarrollen estas observaciones técnicas, la vocería la asumirá el MOP, en su calidad de mandante de la mega obra.

Las más de 15 mil fallas detectadas, incluyendo los graves problemas de carga eléctrica que no da abasto al nuevo edificio, deben ser subsanadas por la empresa constructora OHL y sus subcontratos.

Hasta el cierre de esta edición, el MOP estaba gestionando una declaración sobre esta nueva falencia, y el recorrido que hizo este martes el director de arquitectura del organismo regional.