Harry Styles conquista al público chileno entre euforia, homenajes históricos y un show encandilante

0
93
DG medios
 El cantante británico Harry Styles se reencontró con su fanaticada local en el marco del «Love On Tour», gira que debutó en Chile ante un repleto Estadio Bicentenario de La Florida. En el show, el músico y actor homenajeó a Violeta Parra y a la recientemente fallecida Christine McVie, vocalista y tecladista de Fleetwood Mac.

En el momento más exitoso y elogiado de su carrera, un repleto y colorido Estadio Bicentenario de La Florida fue testigo del regreso a Chile de Harry Styles, todo esto en el marco de la única fecha en el país del “Love On Tour“, gira que ha posicionado al ex One Direction como el artista masculino más cotizado del pop global.

Si bien el show comenzó pasadas las 21:05 horas, la jornada se inició mucho antes, a eso de las 15:00 horas, cuando las puertas del coloso capitalino se abrieron para recibir a centenares de fans que querían asegurar un puesto. La cantante jamaiquina Koffeefue la encargada del acto de apertura, que arrancó a las 20:00 horas cuando el recinto ya congregaba a buena parte del público.

Un coro multitudinario, adolescente y visceral para “Bohemian Rhapsody” de Queen (entonada por decenas de miles justo al atardecer), fue la postal previa al esperado arribo del británico, que llegó saludando a sus fieles a la usanza de un campeón de box: corriendo con los brazos en alto de un rincón a otro, en dirección a cada una de las esquinas del ring.

La histeria y la algarabía, hasta ese momento rebalsadas, se multiplicaron con las primeras canciones de la lista: “Music for a sushi restaurant”, “Golden” y “Adore You”, siempre con el eufórico coro de fans de fondo y una banda mixta que durante el recital brilló por sí sola.

“Estoy muy feliz de estar aquí en Santiago con ustedes”, dijo Styles en su primera intervención en español casi al inicio del espectáculo, donde a veces se hace acompañar de una guitarra acústica y casi siempre del micrófono alámbrico que agita a cada cambio de ritmo y sobre todo cuando es el turno de las pistas de “Harry’s House” (2022), su tercer álbum de estudio, el mismo que este año catapultó su carrera solista.

A los 45 minutos, sin embargo, la actividad se detuvo. Harry hizo un gesto a sus músicos y juntos desaparecieron de escena. De inmediato, se escuchó una voz femenina por altoparlantes pidiendo “calma para continuar con el show”. El receso, que se ha repetido en sus últimos recitales por Latinoamérica para descomprimir las primeras filas, tardó alrededor de 8 minutos y funcionó, a su vez, como dispersor de la tensión-ambiente.

Tras la bullante “What Makes You Beautiful” (el recordatorio de su paso por One Direction), el inglés escondía una sorpresa para la intro de “Late Night Talking”: un guiño a “Gracias a la vida” de Violeta Parra, cuya melodía se escuchó en la línea de piano antes de la irrupción de Harry.

El hit planetario “Watermelon Sugar” y “Love of My Life” pavimentaron la primera despedida del músico-actor, quien tras finalizar reapareció con guitarra para un momento que quedará en la historia de la gira: su emotiva reversión para “Songbird”, el clásico de Fleetwood Mac, interpretado un día después del fallecimiento de la vocalista y teclista Christine McVie.

El resultado: una de las cúspides del concierto, con Harry Styles demostrando en Chile, casi a capella, por qué es hoy el cantante pop más gravitante del mundo.

No fueron necesarios fuegos artificiales para que el adiós fuese en grande. Su único regreso a escena fue con artilleería pesada: “Sign of the Times” y una canción que este año batió récords en las listas Billboard, “As It Was”, coreada por la audiencia local como un desenlace y una catarsis definitiva. La última, “Kiwi”, contó con el Harry más duro y rockero, pero también con el más elocuente al momento de la mueca final, cuando una lluvia monumental de vítores, aplausos y alaridos lo despidió del escenario.

Fuente: Bío Bío