«Estaba tan desesperado que hice una película con Steven Seagal». Michael Caine se sincera sobre la etapa más difícil de su carrera y desvela qué actor le hizo recuperar la fe

0
31

La carrera como actor de Michael Caine llegó recientemente a su final. Él mismo confirmó que iba a alejarse de las cámaras a los 90 años de edad, y nadie puede culparle por querer tomarse las cosas con calma. Sin embargo, hubo otro momento a lo largo de su trayectoria profesional en el que él mismo pensó que todo podía acabarse, lo que le llevó a aceptar participar en un vehículo de acción para el lucimiento de Steven Seagal.

«Había roto una de las reglas cardinales de las películas malas»

Caine recordaba en el Daily Mail que en 1992 se le pasó por la cabeza retirarse. Tenía 58 años y encima empezaron a llegarle ofertas para papeles que no le parecían demasiado interesantes. Él mismo describe esa transición como «la zona desconocida en la que las luces de la fama van apagándose y todo empieza a parecer sombrío«. Llegó un punto en el que sencillamente dejaron de llegarse los guiones, lo cual le llevó a actuar a la desesperada:

En Tierra Peligrosa

El peligro es, por supuesto, que la espera de una película decente te desespera, y yo me desesperé hasta el punto de aceptar una película en Alaska con Steven Seagal, el experto en artes marciales. La película se llamaba ‘En Tierra Peligrosa’ y el título iba a resultar acertado. Aunque fue un placer trabajar con Steven y el resto del equipo, yo había roto una de las reglas cardinales de las películas malas: si vas a hacer una película mala, al menos hazla en un lugar estupendo.

Las cosas no mejoraron cuando acto después aceptó retomar su legendario personaje de Harry Palmer en dos películas que iban a rodarse de forma consecutiva –‘El Expreso de Pekín’ y ‘Medianoche en San Petersburgo’-. Pese a que el propio Caine afirma que «es uno de mis personajes favoritos«, la cosa no salió como él esperaba: «Fue la peor experiencia profesional de mi carrera«.

Tampoco ayudó que el productor le acabase asignado dos guardaespaldas porque tenían miedo de que la mafia y existía cierta preocupación sobre que eso pudiera afectar al rodaje en San Petersburgo. Eso hizo que todo fuese aún más insoportable:

El rodaje en sí fue una broma. El golpe final llegó cuando rodábamos en el propio estudio Lenfilm. Quería ir al baño y me lo indicaron. Podía olerlo a 50 metros y era el retrete más sucio que he visto nunca. Salí y hice mis necesidades contra el escenario, como vi que otros hombres habían hecho antes. Así que aquí es donde ha terminado mi carrera, pensé: en el retrete. Me levanté y me llevé a la familia a nuestra casa de Miami justo después de Navidad.

Sangre Vino

Por suerte, todo cambió en su regreso a Estados Unidos, donde su libro de memorias seguía vendiéndose y sus otros negocios funcionaban. Eso sí, fue la visita de un viejo amigo lo que hizo que todo cambiase para siempre:

De repente, Jack Nicholson volvió a aparecer por allí con el director Bob Rafelson y un guion titulado ‘Blood & Wine (Sangre y vino)’ que iban a rodar allí. La combinación de los tres fue seductora y decidí tener una última oportunidad de ser actor de cine. Fue la mejor decisión que he tomado nunca. Jack es un actor tremendo que se toma la vida con calma y le debo el haberme devuelto la fe en este negocio a menudo desagradable.

Caine admite que la película «no fue éxito comercial, pero fue un éxito para mí. De repente, rodar volvía a ser divertido y había un nuevo grupo de jóvenes actores de talento a los que conocer: Jennifer Lopez, Heath Ledger, Sandra Bullock, Christian Bale, Charlize Theron, Scarlett Johansson, por nombrar solo algunos«.

El actor fetiche de Christopher Nolan señala que eso fue «el comienzo de una nueva y emocionante fase de mi vida. Para consolidar esta nueva fase de mi carrera, necesitaba una película que funcionara tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña«. Y no tardó en encontrarla.

Las Normas De La Casa De La Sidra

Ese titulo fue ‘Las normas de la casa de la sidra’, por la cual ganó el Óscar al mejor actor de reparto del año, galardón que ya consiguió en la década de los 80 gracias a ‘Hannah y sus hermanas’. Al respecto, él mismo reconoce que aprendió del error que cometió con la película de Woody Allen:

Había aprendido la lección con mi anterior Oscar, en 1987, cuando gané por ‘Hannah y sus hermanas’ pero no había asistido, y esta vez me aseguré de estar allí. Y menos mal que lo hice, porque recibí una larga ovación de pie cuando gané.

En Espinof:


La noticia

«Estaba tan desesperado que hice una película con Steven Seagal». Michael Caine se sincera sobre la etapa más difícil de su carrera y desvela qué actor le hizo recuperar la fe

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Mikel Zorrilla

.