El orden de los factores no altera las consecuencias

0
25

Siete muertes en tres días, ese es el saldo de una semana marcada por accidentes automovilísticos en la provincia de Curicó y que vuelve a poner sobre la mesa, -como ya es habitual-, las escasas medidas de mitigación en relación a esta problemática, que se suma a la falta de fiscalización e imprudencias por parte de algunos conductores, que al parecer sienten que son inmortales y que están ajenos a un siniestro de estas características.

Vamos por parte. Comenzaba octubre y alrededor de las 06:30 horas un vehículo que se dirigía por la Ruta J-60, específicamente en el kilómetro 4.5 del sector de Isla de Marchant, en Curicó, impactó directamente contra un minibús de la locomoción pública que lo hacía en la dirección contraria. El saldo, un fallecido y varios heridos.

Bien es sabido que aquel tramo es conocido como la “Curva de la Muerte”, que en dos años ha cobrado 11 vidas. Ya en 2021, los vecinos realizaron una serie de manifestaciones, lamentando a esa fecha la muerte de 19 personas en 10 años. O sea, en total, las víctimas fatales suman 30.

Bajo esta lógica, en dos manifestaciones previas los residentes han pedido medidas de mitigación vial, traducidos en reductores de velocidad, señaléticas y más fiscalización por parte de Carabineros y seguridad pública.

Asimismo, aseguran que muchos automovilistas transitan a exceso de velocidad, en una vía que se caracteriza por una extensa recta que comienza un poco antes del Puente Rauco e incita a pisar el acelerador, sobre todo en horas donde el tránsito disminuye.

Al día siguiente, alrededor de las 03:30 horas, cuatro jóvenes que se movilizaban en un vehículo que tenía encargo por robo, murieron tras impactar con un muro en el kilómetro 17,2 de la Ruta J-55, sector Guaico Tres en la comuna de Romeral. El hecho, también consignó un herido de extrema gravedad, que posteriormente fue trasladado al Hospital de Curicó debatiéndose entre la vida y la muerte.

Testigos aseguran que la causa de este hecho, se debió al exceso de velocidad en el cual incurrió el conductor, perdiendo el control del automóvil. Una de las observaciones por parte de Carabineros, es que la Ruta J-55 tiene una importante cantidad de curvas, que la hacen muy peligrosa si no se está atento al volante.

La sexta víctima nuevamente tuvo lugar en la “Curva de la Muerte”. En el lugar, un motorista colisionó con un camión que realizaba una arriesgada maniobra de viraje para ingresar a un predio. Acá se combinaron varios factores, por un lado, la imprudencia del conductor del vehículo de carga, quien no calculó una maniobra segura en una zona de riesgo. Dicha acción, dejó sin capacidad de reacción al motorista que adelantaba por la berma. En tanto, la oscuridad de la noche y la velocidad, hicieron el resto.

La última pérdida humana correspondió a otra zona de riesgo; la Salida Sur de Curicó. La tarde del martes 3 de octubre, alrededor de las 16:30 horas, un ciclista fue arrollado por un camión de carga que transitaba en dirección al sur, impactándolo específicamente en el kilómetro 191 de la Ruta 5. Posteriormente, se produciría el volcamiento del vehículo mayor, cuya carga de fierros caería sobre el cuerpo de la víctima, en un hecho que continúa en investigación.

Cabe señalar que la Salida Sur de Curicó, ha sido un constante dolor de cabeza para tanto las autoridades locales, regionales y ministeriales, así también para la empresa concesionaria de la ruta, Ruta Del Maipo, debido a que la arteria une la Alameda Manso de Velasco con la Ruta 5, zona donde se contabilizan una importante cantidad de accidentes automovilísticos con un ingrediente adicional, porque cuando se producen este tipo de hechos, el país queda divido en dos, sin vías alternativas para mitigar los efectos. Muchas veces, la congestión vehicular puede durar más de cinco horas.

Tanto en la “Curva de la Muerte”, como el en la Salida Sur de la Alameda Manso de Velasco, en innumerables ocasiones las autoridades han realizado promesas para entregar soluciones viales, tanto para evitar accidentes, como mejorar el flujo vehicular. A pesar de lo anterior, todo queda sólo en palabras.

Ahora bien, hay que decir que existe un factor humano que también debe ser considerado, porque la imprudencia siempre está presente, con automovilistas que sobrepasan los límites de velocidad y no respetan las distancias correspondientes, provocando colisiones por alcance que en muchas ocasiones terminan con muertes y heridos de gravedad.

Los prevencionistas de riesgo señalan que para que se produzcan accidentes es necesario que se combinen dos situaciones: la acción insegura y la condición insegura. Por ende, es importante que desde ya sepamos trabajar en ambas para evitar que más personas pierdan la vida, porque somos seres frágiles y quienes sufren más, son lo que quedan vivos en esta tierra.