El final de la temporada 3 de ‘Los Bridgerton’ es una pequeña decepción. Estos dos errores juntos son difíciles de perdonar

0
11

El final de la temporada 3 de 'Los Bridgerton' es una pequeña decepción. Estos dos errores juntos son difíciles de perdonar

Seguro que muchos de vosotros ya habéis podido acabar también de ver la temporada 3 de ‘Los Bridgerton’. Cuatro episodios más para cerrar la historia del romance de Colin y Penelope, de los cuales se está hablando casi más por un importante cambio respecto a los libros de Julia Quinn que por cualquier otra cosa. Por mi parte, me voy a centrar en por qué ha sido una pequeña decepción.

Hace unos días os hablaba de que cada vez más series abusan en lo referente a la duración de sus episodios y que ‘Los Bridgerton’ era la primera que me venía a la mente cuando pensaba en ese fenómeno. Como era de esperar, eso no ha cambiado mágicamente en estos episodios -de hecho, 3 de los 4 llegan a la hora de metraje-, pero ha aparecido otro detalle clave que ha jugado en su contra: se ha sentido algo apresurada.

Cuesta creer que estés viendo algo y pienses al mismo tiempo que los capítulos duran demasiado y que encima llegue un punto en el que la narrativa sea un poco atropellado. Esto se percibe sobre todo a partir del episodio 7 -hasta el sexto todo funciona bastante bien y encima se cierra con un cliffhanger mucho más efectivo que el del cuarto episodio-, donde hay que ir orientándolo todo de forma bastante clara hacia el desenlace.

Debería haber dado más juego

Ojo con los spoilers de aquí en adelante

Por decirlo más claramente, la forma en la que el equipo liderado por la showrunner Jess Brownell lidia con cómo reacciona Colin al descubrimiento de que Penelope es Lady Whistledown es un tanto conflictivo. No tanto por su reacción, bastante comprensible, sino por su evolución posterior, donde debería haber dado muchísimo más juego.

Es un conflicto demasiado importante como para resolverlo así de rápido, dando encima más peso al chantaje de Cressida, un personaje que parecía haber crecido mucho esta temporada solamente para luego volver al punto de salida, que a todo lo demás. Seguramente un episodio más le habría venido de lujo para incidir más en la reacción de Colin antes de que la interferencia de Cressida lo complicase todo más.

Colin Y Penelope

De esta forma, los episodios funcionan mejor como colofón para la historia personal del personaje interpretado por Nicola Coughlan -muy grande el momento en el que explica qué le llevó a convertirse en Lady Whistledown en un cara a cara con la reina Carlota- que como punto álgido para la relación entre Colin y Penelope. Sí es verdad que ese inesperado epílogo lo compensa parcialmente, pero para entonces uno ya está pensando más en saber quién será el protagonista de la temporada 4.

Con todo, eso no quita para que siga disfrutando con ‘Los Bridgerton’, pero quedé bastante más satisfecho con la Parte 1 que con la Parte 2, quizá porque se supo explotar mucho mejor el drama alrededor de si Colin iba a asumir sus sentimientos hacia Penelope que por la forma en la que se ha tratado todo lo referente a este descubrimiento.

No deja de ser raro que uno pida más dramas a una serie que vive de ellos para crear los salseos con los que engatusar al espectador, pero la gran química entre Luke Newton y Coughlan daba para mucho más que lo que podemos ver en ese tramo final. Lástima, que seguramente con un episodio más, todo resuelto.

En Espinof | Las 11 mejores series de Netflix en 2024

En Espinof | Las 8 mejores películas de Netflix en 2024


La noticia

El final de la temporada 3 de ‘Los Bridgerton’ es una pequeña decepción. Estos dos errores juntos son difíciles de perdonar

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Mikel Zorrilla

.