El auge de los DINK: cada vez más familias españolas optan por tener dobles ingresos y ningún hijo

0
31

El auge de los DINK: cada vez más familias españolas optan por tener dobles ingresos y ningún hijo

Tener hijos se ha convertido en toda una hazaña en nuestro país. Tal y como hemos contado en Magnet a lo largo de numerosos artículos, asistimos a la tormenta perfecta para que hayan pocos nacimientos. Hay diversos factores que explican esta baja natalidad: no tener una estabilidad laboral, la falta de políticas de conciliación, el desempleo, la inseguridad económica, el incremento del coste de la vida y la vivienda, el envejecimiento de la población y la pérdida de poder adquisitivo.

Todas estas condiciones económicas y sociales están remodelando las aspiraciones de los jóvenes. Y algunos ya han empezado a crear una nueva normalidad, un nuevo concepto de familia: las parejas DINKS (Doble ingreso, Ningún Hijo).

¿Qué significa? Se trata de una tendencia matrimonial en crecimiento en la que dos personas viven juntas o están casadas y trabajan a jornada completa pero no tienen planes de formar una familia. En la mayoría de los casos, las parejas DINK han optado por no tener hijos para centrarse en sus carreras y su estabilidad financiera. Es decir, más que una condición, es un estilo de vida centrado en la calidad de vida. Como resultado de no tener hijos, estas parejas tienen muchos más ingresos disponibles.

En Estados Unidos, una de cada cinco personas no planea tener hijos en el futuro. En España se está dando el mismo fenómeno. El país ha experimentado un crecimiento de este tipo de parejas. Según datos del INE, la cifra de hogares bajo este modelo ha crecido en 50.000 en el último lustro y ya suma 2,8 millones en toda España, un 15%.

Una tendencia en TikTok. El término no es nuevo, pero la plataforma de TikTok ha ayudado a impulsar la tendencia. El hashtag DINK acumula millones de visitas y cada vez más vídeos que muestran el estilo de vida de las parejas casadas sin hijos ganan terreno en la red social. La cuenta @engelthang es un ejemplo de ello: consiguió casi 100.000 seguidores publicando “dink vlogs” de ella y su marido. No tenemos niños que alimentar, pero tenemos mucho dinero para gastar en golosinas», dice en un vídeo con más de 1,5 millones de me gusta.

En otros videos, las parejas presumen de sus viajes por el mundo, de sus casas enormes, de una rutina que consiste en jugar a videojuegos todo el día si así lo desean o de sus extravagantes cenas de carne y sushi premium.

Los motivos. La tendencia a priorizar estos otros aspectos antes que el de ser madres o padres parece ser mundial. EEUU ha registrado un aumento considerable de esta población, pues datos de la Oficina del Censo sugieren que de 1976 a 2016 aumentó 19% el número de adultos que viven sin hijos. Por supuesto, no todos los DINK son DINK por elección propia: las tasas de fertilidad han estado disminuyendo en los EE. UU.

En España sucede lo mismo. En Magnet hemos contado cómo el país ha visto como la tasa de natalidad se ha reducido de forma considerable a lo largo de los últimos años, reduciéndose el número de bebés nacidos a 51.929 en los dos primeros meses del año 2023, según datos del INE. Esto hace que, en la actualidad, nuestro país la media sea de 1,23 hijos por mujer, la sexta tasa más baja de Europa.

Las ventajas. Estas parejas eliminan de la ecuación los costes de la alimentación, ropa y educación asociados con la la crianza de uno o más hijos, lo cual les brinda la posibilidad de destinarlo a otros fines. Un estudio sugiere que las mujeres sin hijos tienen el patrimonio neto más alto entre sus pares de ambos sexos con hijos. Y además de una mayor estabilidad financiera, se consigue más flexibilidad y libertad. Al no tener que cuidar de los hijos, estas parejas tienen más tiempo libre para poder dedicar a pasatiempos, deportes, viajes, clases o proyectos, haciendo que puedan disfrutar, de alguna manera, de una vida más relajada.

El coste de tener un hijo. Hay que tener en cuenta que la vida ahora es más cara que hace 20 años y eso también afecta a la crianza de los hijos. Según apunta el estudio de Raisin, las responsabilidades asociadas a la crianza han aumentado y hoy en día el coste de tener un hijo desde el nacimiento hasta su emancipación es de 309.381 euros: 10.610 euros el primer año y 4.592 euros a partir de los 24.

Añade a tu perro. Pero la tendencia no termina ahí. Otro fenómeno con la misma filosofía está ganando terreno. El DINKWAD: “Doble ingreso, ningún hijo y un perro”. En esencia, parejas que en lugar de invertir en descendientes, han convertido sus instintos paternales en ser amos de una mascota. «METAS. ¿Niños humanos? BLEGH. ¿Perro? MIL VECES SÍ», reza un comentario en TikTok. Tal y como hemos contado en Magnet, el número de perros y gatos como animal de compañía ha crecido en las últimas décadas. Más de 48 millones de hogares estadounidenses tienen un perro. Y en España existen ya más perros que niños.

Es algo generacional. La Asociación Estadounidense de Productos para Mascotas informa que esta generación de entre 18 y 35 años representa un 35% de todas las personas que tienen una en EEUU.  Personas que han terminando encontrando consuelo y estabilidad en esos nuevos “hijos peludos”, después de experimentar una serie de reveses económicos durante esta última década. Al final, la inestabilidad es parte de la ecuación.

Imagen: 

En Xataka | De Jorge y Ana a Kira y Batman: cómo España ha sustituido poco a poco a los niños por los perros


La noticia

El auge de los DINK: cada vez más familias españolas optan por tener dobles ingresos y ningún hijo

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Albert Sanchis

.