Brian Grubb llevó a otro nivel los límites de la física a bordo de un wakeskate

0
52
El deportista llegó a la piscina más alta del mundo usando el wakeskate y un dron. Pero, ¿qué hay detrás de esta gran historia?

El atleta estadounidense Brian Grubb hizo historia hace unos días cuando combinó dos extremas disciplinas en una impresionante hazaña que recorre internet.

Y es que a bordo de su wakeskate, una disciplina acuática que combina las técnicas del wakeboard y del skateboard sobre el agua, el deportista de Red Bull recorrió 94 metros de una piscina, pero no fue cualquiera.

El lugar elegido fue la piscina infinita más alta del mundo, y que se encuentra en el Dubai Address Beach Resort, de Dubái, al que llegó impulsado por nada menos que por un drone.

Pero, esta hazaña no fue la única para el deportista norteamericano. Esto, porque al llegar a la piscina, Brian Grubb saltó en una rampa para lanzarse al vacío, desde los 77 pisos de altura del mencionado lugar.

Luego, la caída fue frenada con la ayuda de un paracaídas en unos vertiginosos segundos que van a quedar para el recuerdo como una de las maniobras más arriesgadas que se hayan intentado.

“WakeBASE”: Lo nuevo de Brian Grubb

Con el nombre de “WakeBASE”, Brian Grubb pudo materializar un sueño que no lo dejaba tranquilo desde hace varios años. “Quería ser la primera persona en combinar el Wakeskating con el salto base, y empujarme a los niveles más altos de mis deportes”, cuenta.

De hecho, detalla que la idea viene en mente “durante siete años, y no hay día en que no haya estado pensando en este proyecto”.

¿Cómo Brian Grubb consiguió realizar su proyecto “WakeBASE”?

Para conseguir este salto a bordo de un wakeskate, Grubb debió diseñar y construir un drone que lo pudiera tirar, junto con mejorar sus habilidades de salto base.

Brian Grubb durante la preparación de su proyecto WakeBASE en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. Foto: Joerg Mitter / Red Bull Content Pool.
Brian Grubb bajando mediante su paracaídas. Foto: Naim Chidiac / Red Bull Content Pool.

Así se contactó con Miles Daisher, una leyenda de esta disciplina que tiene más de 4.500 saltos registrados. Además, debió encontrar un lugar con agua en una altura suficiente para poder realizar este acto, siendo el elegido el que se encuentra en Dubái.

“El edificio está hecho para nosotros. La forma en la cual la piscina se curva
es perfecta
, siendo todo lo que necesitábamos para instalar la rampa, aterrizando
en una amplia área de plata”, cierra el piloto tras esta nueva hazaña.

Sigue todas las noticias del deporte nacional, internacional y las tendencias en nuestro país en los canales de difusión de RedGol. Puedes hacerlo en WhatsApp o Google News.